Cargando...

Mister Verón y la edad del pavo

Mister Verón y la edad del pavo

Mister Verón y la edad del pavo

POR PABLO DESIMONE

¡Si ve una bruja montada en una escoba…ese es Verón, Verón, Verón que está de joda! Aquel canto que homenajeaba a tu viejo, hoy suena como una traición a su calidad. Ya pasaste los treinta y tres, la edad Cristo, los de la  falta envido de mano con el siete bravo y  el seis de espadas.¿Qué te anda sucediendo Verón?. ¿De dónde viene ese resentimiento anti River?. Esa manía de meter púa contra todo lo que tenga que ver contra los equipos de Cappa, sus jugadores, etc. ¿Otra vez?.

Vea, Verón, lo voy a tutear. Sus declaraciones, irritatibas, por cierto, me dieron pie igual que a todos los hinchas de River. Su falta de respeto no pide permisos, yo también lo voy a imitar. ¿Por qué tratarlo de usted, Mister? Te quiero decir que ya estás grande para prenderte en estos zainetes que no te corresponde. ¿O si?. Que ya pasaste el número simbólico del que habla el mundo entero. Los 33 mineros, rescatados el 13/10/10, cuya suma da treinta y tres. Y vos que ya tenés treinta y cinco…¡qué cosa!. Casi, casi regresando a la edad del pavo. ¡Qué lejos se te ve de la madurez de Almeyda, por ejemplo!.

Se ve, tanta contradicción en tu indiscreción, tanta  pérdida de autoridad ética en esa vocación al chusmerío, al pase de facturas con carácter transitivo, a la defensa de lo indefendible. Tan alejados de tu estilo, que desconcierta. Condenar a un colega como Lamela, un chico al fin, por aparecer exhibiendo sus piernas magulladas es lo mismo que  avalar el piedrazo que anoche le partió la cabeza al arquero de Defensor. ¿Qué defendés Bruja?.  Mirá que en Inglaterra  fuiste Mister, che. Que uno jamás se prendió en la maledicencia sospechosa y cómplice de tu paso por la stierras sajonas. Pero ahora es ilegitimación del fair play. No, basta. Esta reacción que confunde la condena a los violentos con la  vigilanteada, donde la aprendiste. ¿Por quién saltás?. Por la  habilidad y el engaño de los jugadores como tu viejo, como vos mismo, o la escuela de los destructores y del “todo vale y todo pasa”?.

Mirá que pasaste cosas che. Parecías el contramodelo de la  Escuela de Zubeldía y de Aguirre Suarez. ¿Te habló tu viejo de lo que pegaba ese señor?. Un poquito más que Curbelo…¿sabés?. Pero casi, casi tenía la misma “mala leche”. Esa que lleva  en la sangre Desábato. Esos jugadores con que armás complicidad, sin capacidad de discriminar nada. Una cosa es la garra y otra la deslealtad. Lo del pincha copero,  no eran situaciones aisladas. Lo de “animals” no fue contra La Argentina, fue contra Estudiantes.  Eso es lo que instaló la cultura patriotera de aquellos años.  Pero claro, eran otros tiempos que vos no viviste. Ganar de visitante era imposible porque te ponían boxeadores adentro del campo de juego para amedrentarte. ¿Sabés la necesidad que se creó en la industria del futbol de aquellos tiempos, de  terminar con el complejo de inferioridad, que nos dejó el cachetazo de Suecia 1958?.

Tanta que ignoramos  nuestra esencia y copiamos lo peor, el avaro catenaccio. Todo eso que  fue dando  vida al “somos los mejores”, donde los medios se confundieron con los fines. Ganar o ganar, a cualquier precio. Ser segundo era de maricón. Como este pibe Lamela. Qué es de River, juega bien, como lo hacía  Ermindo  esa época. Claro, pero era cagón. No porque jugara con las medias bajas y bien.  No necesitaba bajárselas, como vos decís del pibe.  Era cagón  porque no fue campeón. Esa era la matriz ideológica que escondía el huevo de la serpiente.  ¿De qué se queja,  este pendejo, no?. Roba cámaras. ¿Y vos?. Te cuento, mirá que en  Argentina, había grandes jugadores de futbol, como vos o como tu viejo, pero  en vez de ir al psicólogo para saber que le pasaba.  Pasó por el Clínico a que lo revisara y  se equivocó. Aunque, fijate vos lo primero que hizo el tordo  fue acariciarle el corazón y decirle :  “A ver, diga treinta y tres”, para no chingarle al diagnóstico. Porque ese número encarna hasta el simbolismo de la curación y de las empresas heroicas. Allí están “los treinta y tres orientales también.  En fin…no me quiero convertir en cabulero con la numerología, como tu otro mesías “el narigón”.

¿Qué te pasó…te convertiste en el primer trabajador, de golpe?. ¿En serio te lo creíste?. ¿O  te dura la desilusión de no haber sido Xavi?  Hace falta recordar que un tipazo como Sorín, te vió el alma y le hiciste la cruz. Que los códigos secretos del vestuario de Boca con el Kily, el Maradona más derrumbado, la traición a Navarro Montoya, seguirán siempre bien guardados. Que pena, ¡Verón…Verón!. ¿Hacía falta meter las narices en  todo este revival sesentista?. ¿O el premio al mejor jugador de la copa Libertadores 2009 lo ganaste metiendo planchitas descalificadoras?. ¿Bardeando a Palermo o siendo gamba de  los bufones de tu equipo que hacen de la provocación un axioma?. ¡Mirá que el Burro es buen tipo, eh!.  

Y, bueh. No todos están preparados para superar  la Edad de Cristo y no caer en regresiones. Hay muchos treinta y tres en esta historia. Tantos como los campeonatos de River. Mirá que casualidad, el más campeón. Nosotros vamos a pasar los 33 de otro modo, nuestro llanto viene de la emoción. River es una marca registrada de buen futbol en el mundo, no una fábrica de bavucones ni de líderes con pies de barro ¿No será que a vos se te cayó el rimel porque nunca pudiste ponerte la banda?. ¡Verón…Verooón..que grandulón  sos!...


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar