Cargando...

Todos fuimos Cappa

Todos fuimos Cappa

Todos fuimos Cappa

POR ALOPEZ

(Mendoza, Enviado especial) Beligoy cobró una mano insólita, increíble, ridícula, de las que sólo un árbitro como él puede ver a varios metros de distancia, y le quitó un triunfo agónico al equipo de Cappa frente a Godoy Cruz. ¡Que manera de putear! Es que se trata de otro error arbitral grosero en contra de River en las últimas fechas. Con Don Angel en silencio, como tiene que ser, es hora de que hablen los dirigentes, porque si la AFA no quiere, no hay puteada que valga para revertir tanta "mala suerte".


Dos semanas después del escándalo que armó Angel Cappa en la cancha de Banfield, producto de la incapacidad de Sergio Pezzotta, fue Federico Beligoy el que se disfrazó de verdugo para arbitrar la suerte de River en Mendoza. A los 47 minutos del segundo tiempo, cuando el partido moría 2-2 en el Malvinas Argentinas, el Burrito Ortega le puso una asistencia magnífica a Funes Mori y dejó al goleador juvenil mano a mano frente a Torrico. El pibe bajó la pelota con el pecho antes de meterse en el área, miró al arquero rival y lo sacudió con un derechazo inatajable. Gol, golazo.


Pero Beligoy, desde la mitad de la cancha, a las espaldas de Funes Mori y sin siquiera entender que su juez de línea había convalidado la jugada, cobró mano. Algo insólito, no sólo porque la mano no existió, sino además por la determinación del árbitro aún a sabiendas de que estaba muy lejos de la acción. Aunque lo más grave fue el haber desacreditado a su asistente, que siguió la maniobra de frente, desde pocos metros de distancia y que -en definitiva- para algo está en donde está.


¿O será que Beligoy se sintió condicionado por una jugada similar apenas cinco minutos antes de la gran polémica de la fecha? Es que a los 39 del complemento, Ferrari reventó una pelota para sacar a River del fondo, Funes Mori realizó el mismo gesto técnico de bajar la pelota con el pecho y luego los defensores del rival le terminaron cometiendo infracción a pocos metros del área de Torrico. Ahí nomás todo Godoy Cruz le reclamó al árbitro que el pibe de River la había bajado con la mano... Tal vez sea rebuscado considerar que Beligoy se sintió condicionado, pero con estos árbitros de manual no habría de qué sorprenderse.


Lo que es seguro, es que con actuaciones como éstas resulta difícil creer que sólo se trata de decisiones desafortunadas. En especial por la finura con la que se arbitran algunos partidos, como los de Estudiantes, y los imponderables con los que fecha a fecha le toca lidiar a River. Por eso, ahora que Cappa comprendió que su rol no es reclamar sino preocuparse por el juego del equipo, son los dirigentes quienes deben cumplir el rol que les compete como representantes del club en AFA. De nada sirve bajar de la platea a las puteadas si no se patean los escritorios que corresponden.


Calificá a los jugadores.


Foto: Fotobaires.


 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar