Cargando...

Un Angel endemoniado

Un Angel endemoniado

Un Angel endemoniado

POR GBALCARCE

(Mendoza - Enviado Especial) A pesar de que Cappa adoptó la medida de no hablar con los medios, se lo escuchó insultar fuertemente en la zona del vestuario de River, debido a que Federico Beligoy le sancionó de manera equivocada una mano a Gabriel Funes Mori.


"Corruptos, hijos de puta". Habían pasado pocos segundos del pitazo final y Angel Cappa, absolutamente enojado con el desempeño del juez, entró al vestuario visitante con palabras muy graves en relación a la terna arbitral. Ni siquiera terminó de ver el partido. Bastó que anularan la acción de Funes Mori para que bajara enseguida por el túnel, evitando una nueva reacción que hubiera sido expulsión y una sanción de seis fechas por reincidencia.


Sin embargo, el asunto fue más allá: la patada del uruguayo Jorge Curbelo sobre Erik Lamela, cuando iban 3 minutos del complemento, provocó un aluvión de quejas. "Le pusiero amarilla, pero era para roja. ¿Vos viste como tiene la pierna Lamela?", se quejó un miembro del cuerpo técnico en diálogo con La Página Millonaria. La imagen del volante de 18 años cuando salió rumbo al micro era elocuente: un corte de 20 centímetros en la pierna izquierda.


"Es un degenerado. Esto superó todos los límites", le comentó otra voz muy importante en off a La Página Millonaria. Lo cierto es que en el cuerpo técnico hace unas semanas que causa malestar el hecho de que a River no le cobren lo que corresponde y que a Estudiantes de La Plata le hayan señalado seis penales en apenas 11 fechas. Hasta Diego Turnes, vicepresidente del club de Núñez, expresó su disconformismo: "¿Cómo querés que no reaccionemos con estas decisiones del árbitro?".


De todas formas, Beligoy no sólo se equivocó en la acción del tercer gol, sino que también omitió un penal por cada lado: Mariano Pavone sufrió un empujón de Zelmar García y, en el otro área, Jonatan Maidana derribó a Fabricio Núñez. En consecuencia, fue una noche caliente en Mendoza, pero la sensación de ira y resignación sacudió a River, que lleva cuatro empates consecutivos y siente que los fallos no son ecuánimes.


¿Cómo salió Cappa? Se tomó varios minutos para irse junto con sus dirigidos. A las 23 en punto, subió las escaleras para caminar los 100 metros que separaban al micro de River de la zona de camarines. En el trayecto, firmó varios autógrafos, mostró una gran predisposición con los hinchas de ambos equipos, se saludó con el Turco Asad, evitó una nota con un canal de deportes y se ubicó en su asiento con la preocupación lógica por la sucesión de errores perjudiciales.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar