Cargando...

Mantuvo la química, pero aprobó con física

Mantuvo la química, pero aprobó con física

Mantuvo la química, pero aprobó con física

POR PABLO DESIMONE

¿Hay otro River? ¿Se viene una nueva  versión? ¿Cambió alas por corazón? ¿Traicionó el tiki tiki? Demasiadas preguntas quedaron flotando en la noche de ayer, luego de finalizada la fecha. Antes, hubo una  realidad incontrastable: River supo cómo pelar ese “hueso duro” de roer que es Arsenal y se trepó a las alturas del Apertura. Esta vez  no pudo decolar y lo hizo por la  escalera. Le puso garra y mucho  amor propio, un aspecto muy valioso en aras de recuperar su identidad. Además conservó la química con su gente y se fortaleció anímicamente como para que no decaiga ninguna de sus aspiraciones. 

Ganó seis puntos, decían los cientos de matemáticos calculadora en  mano.  Son muchos los que sufren de pesadillas tormentosas con las posibilidades del descenso directo o la Promoción. Otros, entre los que me incluyo, sin caer en zonceras insensatas,  mantenemos viva nuestra esperancita de que “arriba” falta mucho que conversar. Y River, ayer, con mucha más vocación ofensiva que su rival, mostró desde lo actitudinal un plus anímico más que interesente para dar batalla en el frente que sea. Reconquistó a su gente que en la primera parte había despertado “dudas de amor” y se fue fortalecido como para que no decaiga en ninguna de sus aspiraciones. Repasemos entonces qué pasó.

El día de regreso a casa se presentó espantoso. Nubarrones de gris metálico y un viento arremolinado se ocuparon de no ocultar la tristeza que sobrevoló en el Monumental durante la sentida despedida al querido gurrumín Walter.  Su alma ascendió al cielo y en su homenaje River le ofrendó esta victoria. Construida en base a mucho temperamento, las manos gigantes de Carrizo, la testa de Funes Mori y el aliento estremecedor de la hinchada.  ¿Que perdió vuelo? ¿Que traicionó el estilo?  Durante la semana Cappa dio señales muy contundentes de lo que había significado la lección “Vélez”. Desdramatizó la derrota, pero dejó en claro que en el fútbol, el “contigo pan y cebolla” es un argumento capcioso de sus detractores. Y para no darles pasto a las fieras, ni que los techos se le caigan encima o los pibes le tomen el colegio, despejó como nunca las dudas que su dialéctica ensoñadora puede generar.

Conciente de todo lo que se jugaba ante este Arsenal, - puntero hasta ayer – Cappa pudo dejar  las humanidades encarpetadas y se ocupó de fortalecer algunos conceptos de física, en muchos pasajes del torneo bastante mal entendidos e interpretados. En medio de una semana épica para el deporte, entre la grandeza de Las Leonas, el heroísmo de Scola y compañía y el auspiciante 4-1 de Argentina frente a la vacacionante “Furia” española,  hubo una cantidad de frases del maestro de la sensibilidad futbolística que sonaron sanamente autocríticas. Una de ellas, que por cierto pasó bastante desapercibida, fue cuando declaró: “En River no se aceptan jugadores pasivos”. ¡Quien quiere oír que oiga! Pero hubo una clara alusión a algunas zonas erróneas del funcionamiento general, como si alguna piedra en el zapato le empezara a molestar y era momento de actuar.

Habló de los tiempos que necesita un  equipo que exprese sus deseos. “Nos falta profundidad”- puntualizó, pero como lograrla sin antes conseguir precisión, dinámica y pausa en el toque, sin depender tanto de Ortega en la elaboración y de Almeyda en la recuperación. Se mostró conforme con el fondo, pero que esta hora de River exige mucho más de todos. Como para descomprimir a sus máximos referentes se animó a declarar algo que parecía un tabú y muchos le reprochaban: “En River no hay intocables. Almeyda y Ortega son dos jugadores emblemáticos pero si bajan el nivel y siento que alguno tiene que salir, van a salir. Ellos son tan importantes dentro como fuera de la cancha”. Más clarito, échele agua.

River arrancó con la variante de Rojas, buscando el enganche, que le de más control de pelota, circulación y oxigeno a Ortega. No funcionó. Metió bisturí y los segundos 45 minutos fueron para  Caruso como segunda punta y el Burrito de enlace. Tampoco se encontró claridad, rápidamente  hubo un bache de 15 minutos donde Arsenal pudo pasar a ganar sino fuera por el nuevo “Amadeus” (entre paréntesis: ¡qué bien que le queda la banda!) que tiene las manos más buenas que las de mi madre. En un instante la tribuna sintió que debía jugar su partido sí o sí. Y lo jugó de manera impresionante. River  revivió. La entrada del  pibe Lamela por Affranchino fue altamente refrescante. Demostró  toda su elegancia, su cambio de ritmo y lo bien que le hizo este tiempo de contemplación para ver cómo se hace “la banda” izquierda. River se fue con todo a buscar. Maidana parecía una back de los All Blacks, Arano y Ferarri llenaron el tanque y no se cansaron de quitar y pasar al ataque. Ferrero ganó en cada cierre  y el leoncito como siempre: colosal. Llegó el cabezazo letal de Funes Mori, a lo Falcao. Antes había habido un penal al melli, que el árbitro se lo comió igual que la roja a Leguizamón que también metió un cachetazo en el tumulto que llevó puesto a Pereyra.

Ganó River. ¿A lo Cappa? Son sofismas de aquéllos que se ocupan de levantar antinomias entre el jugar bien o ganar. ¿Qué preferís? Esgrimen algunos doctorados en estulticias y “boludez”. Tener la capacidad de parar la pelota. Hacer elaboración y síntesis, para seguir el camino de las utopías, es de gente sabia. El técnico mantiene viva su quimera, pero sabe que ella es sólo la consecuencia de un trabajo a largo plazo. Plazo que sólo se lo darán los resultados. 

Hoy se conforma en alcanzar la alquimia de un juego que sea la fusión entre la sensibilidad y la necesidad. Se lo escuchó absolutamente desestructurado, quizá para volver a estructurarse rápidamente con una llamativa y saludable flexibilidad. Así jugó River: mantuvo viva la química y aprobó con física. El tiki, tiki lo hicieron los ball bays en el entretiempo. Para nosotros. “Santa Victoria”. Por Walter, por esta hinchada increíble y por la punta que vuelve a estar en manos de su eterno dueño.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar