Cargando...

La gran explosión

La gran explosión
14/08/10HISTORIA

La gran explosión

POR PNOGUEIRA

No habrá riverplatense mayor de 40 años que ignore qué pasó el 14 de agosto de 1975. No debe haber ningún hincha de River de cualquier edad que no registre esa fecha tan importante para todo aquel que tenga su corazón millonario. En cancha de Vélez y en un partido jugado por chicos de cuarta división, River le ganaba a Argentinos Juniors por uno a cero y, tras 18 largos años de espera y frustraciones, volvía a gritar ¡Campeón!


Aún hoy, a 35 años exactos de esa gran explosión popular de alegría, desahogo y festejo, cuesta escribir racionalmente sobre lo que sucedió en el Metropolitano 1975. Desde la primera fecha contra Estudiantes, la gran campaña de la primera rueda incluyendo una gran victoria en la Bombonera, el declive en la segunda, los nervios, el pensar que los fantasmas de las frustraciones volvían a tomar cuerpo y ni hablar de ese 14 de agosto en que llegó el alarido de campeonato, el delirio y el llanto de todos, la esperanza en los chicos de cuarta división que incluso, hasta jugaron con la camiseta de las inferiores, esa que tenía la banda roja mucho más ancha que la de los jugadores profesionales.


Por la penúltima fecha del Metro había que visitar a Argentinos Juniors, y justo ese día los futbolistas profesionales hicieron una huelga en reclamo por el convenio colectivo de trabajo, medida que ni siquiera revieron a pesar de la declaración de ilegalidad por parte del Ministerio de Trabajo. Por eso, esa noche en un Amalfitani a reventar de hinchas millonarios, no estuvieron Fillol, Passarella, Alonso, Morete ni ninguno de los que habían hecho la campaña que había dejado a River al borde del título. Esa noche la esperanza estaba puesta en: Vivalda; Raffaelli, Ponce, Zappia y Jometón; Cabrera, Bargas (Gigli) y Bruno; Labonia, Gómez y Groppa (Giménez). Tampoco estaba Angelito Labruna en el banco, sino que el DT era Federico Vairo.


Y los chicos de River que iban una y otra vez, deseosos de entrar en la historia. La multitud que no paraba de gritar, el gol que no llegaba, hasta que a los 21 minutos del segundo tiempo Rubén Norberto Bruno provocó la gran explosión con un zurdazo bajo. De ahí hasta el final, gritos, ruegos y llantos. Después el desahogo, la invasión de cancha por parte de los hinchas y los chicos como inesperados protagonistas de la hazaña. River campeón tras 18 años. Una locura, una explosión de felicidad.


Foto: El Gráfico


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar