Cargando...

En el ojo de la tormenta

En el ojo de la tormenta

En el ojo de la tormenta

POR JGARCIA

¿Se fue el técnico campeón? No, se fue el técnico que dirije al equipo que hoy por hoy marcha último. ¿La ovación no parece ser lo más frecuente en estos casos, no? Sin embargo, pasó. El Monumental se rindió ante la figura de un hombre que -bien o mal- siempre hizo que River atacara y siempre estuvo con las emociones a flor de piel. Otra lectura, de la tremenda ovación al técnico saliente, es que haya sido un mensaje para los jugadores. El entrenador, el fusible de recambio más sencillo, renuncia y el estadio lo despide de pie, los jugadores, esos que siempre están hasta que llega más plata de Europa, reciben distintos grados de abucheos e insultos a lo largo de la tarde-noche, ni hablar con el 0-3 consumado al final del primer tiempo.

Se dice que la salida de un técnico “descomprime” el clima. Pues bien, está vez no será así. Porque los señalados por el hincha son los jugadores. Pese a que haya vuelto la bandera que caracteriza al hincha de River “Aunque ganes o pierdas”), lo cierto es que una gran parte de la gente pide “limpieza a fondo”, y esto engloba a los jugadores, que salvo excepciones, sólo acumulan frustraciones y partidos que mejor borrar de la memoria para siempre.

Ahumada es el más insultado por los hinchas, su frase, sus gestos y su famoso taco lo han condenado. El volante ayer entró y aportó mucho en la levantada del equipo, pero parece ser que su crédito con la gente sigue en números rojos. Y no es el único, Eduardo Tuzzio también ha sido señalado y Salcedo ya cansa, llegó para hacer goles y Falcao tiene que jugar por los dos.

Los hinchas, en su mayoría, piden la ida de no menos de diez jugadores. Parece lo más sensato. El técnico ya no está, ahora siguen los futbolistas, y en el 2009, la Comisión Directiva. Es la única manera de reformar a River: un cambio radical. Se fue el técnico, que precisamente era el que la gente más quería que se quedara, al menos la que lo despidió ayer con una ovación que ni siquiera tuvo cuando cortó la racha de los cuatro años. Es hora de que en River pase la escoba, porque los técnicos siguen desfilando, mientras jugadores que ya agotaron su crédito siguen viviendo en la realidad virtual de Aruba.

Foto: Riverplate.com


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar