Cargando...

Ultimos, también desde la conducción

Ultimos, también desde la conducción

Ultimos, también desde la conducción

POR JGARCIA

Cuando en el 2001 Aguilar ganó las elecciones, siendo el presidente más joven de la historia del club, prometió desterrar los "anticuados" modelos de los Davicce y Pintado y todos pensamos que en River se vendrían tiempos de grandes satisfacciones. Hoy, siete años después lo único grande que River está viendo y soportando en la institución son los papelones y la vergüenza. En gran parte por todo ese "lastre" que River viene soportando con malos manejos dirigenciales se llega, sin sorprender, a este presente pésimo en el plano futbolístico.

River ha sufrido cosas terribles desde lo institucional y desde lo deportivo en estos siete años, papelones que pocos hinchas recuerdan, como el momento actual que nos toca vivir. El otro factor preponderante fue la permanente urgencia económica que sufre River de unos años a esta parte. Es esa urgencia la que lleva a extraños negociados de jugadores, como Ferrari por nombrar un ejemplo, recientemente vendido a una empresa de publicidad holandesa.

Es que el problema es cíclico. River vende sus mejores valores por chirolas, pero ojo, ¡que hace 8 años que tenemos Superávit!. Además si River viene dando Superávit hace 8 años, ¿porque se insiste con vender los porcentajes de los juveniles, reemplazantes naturales de esas figuras que dejamos ir por nada? Ese vacío de jugadores que queda se reemplaza trayendo los archiconocidos jugadores falopa que River tiene distribuidos a préstamo por el fútbol argentino, y otros que aún forman parte del plantel.

Los jugadores no corren, el técnico no encuentra soluciones. No hay un claro esquema de premios y castigos. River va último: y esta conducción debe poner las cosas sobre la mesa y realizar cambios abruptos. Tomar decisiones fuertes. Si hoy en día River tiene estos jugadores y no los que se merecería una institución gloriosa como el "millonario" es porque hubo una Comisión Directiva que equivocó prácticamente todos los pasos que dio en materia futbolística. ¿Y los responsables?
 
River está último, duele, pero, a la luz de lo acontecido en estos siete años, ¿alguien puede realmente sorprenderse? Ojalá el 2009 traiga otros aires porque River se merece, definitivamente, otra cosa. Y los socios tendrán la posibilidad histórica de dar un batacazo e ir a votar masivamente para cambiar el rumbo, cosa que pocas veces ha ocurrido en nuestra historia.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar