Cargando...

La piña que todos queremos dar

La piña que todos queremos dar

La piña que todos queremos dar

POR JGARCIA

Esa trompada que Diego Simeone le dio a una de las paredes del vestuario es la síntesis perfecta de este River: impotencia. Es más, hasta la impotencia sale mal, porque el técnico terminó lesionado. Pero, seamos sinceros, todos hubiésemos querido estrellarnos la mano contra un bloque de cemento después de ver a River consumar el ¡último puesto! del Apertura.

El técnico de River no tiene toda la culpa, eso esta claro. Después de ver cada partido de River queda más claro aún. Simeone no puede ser tan buen actor: el tipo quiere ganar, quiere sacar al club del pozo. Ahora bien, ¿los jugadores quieren ser sacados o les gusta el fondo de la tabla? Por lógica pareciera que no, pero viendo el nivel en los partidos queda la duda, ¿o no?

Simeone es, por naturaleza, ganador. Uno imagina que al ver este River se le deben crispar los nervios, y efectivamente así fue. El Cholo terminó la tarde de ayer lesionado y con un calmante. Las cosas no salen, eso está claro, pero Simeone al menos demuestra vergüenza por lo que sucede, golpea bancos, insulta, carajea y además tiene lo que hay que tener bien puesto para salir de cara a la popular, mientras los jugadores se van por el túnel de la San Martín, incapaces de enfrentar “cara a cara” a la popular, esa que se cansa de pedir huevos y ofrecer aliento a cambio.

Obviamente no alcanza y con eso solo no se ganan partidos ni se baja bien claro un mensaje. Pero viendo lo que dan los jugadores de River dentro del campo de juego, al menos reconforta que alguien sienta vergüenza por este presente lastimoso del equipo. Que sea sólo el técnico es lo que pone los nervios de punta, mientras que los jugadores optan por hacer gestos o simplemente mirar el piso. Sí, como para pegarle a una puerta, pared o lo que sea.

Foto: Fotobaires


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar