Cargando...

Hacen historia: diez partidos sin victorias

Hacen historia: diez partidos sin victorias

Hacen historia: diez partidos sin victorias

POR ALOPEZ


El equipo de Simeone empató con Newell's y acumuló una decena de partidos sin triunfos, tal como ocurrió en el Metropolitano del 82 y el Clausura del 91. Un nuevo récord para esta dirigencia y también para un plantel que el domingo cayó por primera vez en Jujuy y que el sábado, ante Lanús, puede batir la racha de encuentros sin victorias.

Durante la gestión de Aguilar, River sufrió tantas vergüenzas y frustraciones que este presente ni siquiera asombra. Es que hubo tanto de qué lamentarse que se podría decir que este tipo de fracasos y golpes al corazón del hincha ya resultan algo normal, algo de todos los años, de todas las temporadas. Sí, porque -crease o no- con los equipos de esta gestión siempre se puede estar peor.

Y la prueba de ello es este nuevo fracaso, el de las diez fechas sin victorias en un campeonato de 19, el de los nueve puntos en 12 partidos jugados, el del papelón, el del descaro. ¿O acaso alguien verdaderamente cree que un campeón puede ser protagonista de semejante vergüenza sólo por una cuestión de falta de liderazgo dentro del campo? No. Este campeón, con el perdón de los campeones, llegó a ser este desastre porque lo dejaron llegar, porque desde la dirigencia no encontró una posición firme capaz de hacerle entender la magnitud de la camiseta que representa, porque jamás se la hicieron valorar.

Este campeón es lo que es porque palpó la desesperación económica de un club desahuciado que vende tan pronto como barato y pensó más Europa que en jugar; se embelesó con los trajes de costura europea sin comprender que primero debía mostrar el "cuchillo entre los dientes", el sacrificio, las ganas, el alma. Pero claro, cómo pedirles a pibes de 20 años que se concentren en River cuando los dirigentes les marcan el futuro con un año o seis meses de anticipación: Augusto a Lazio, Abelairas a Villarreal, Ferrari a una compañía de publicidad holandesa... disculpe, pero no es falta de información, sino que ahora hasta los venden sin saber a dónde los venden.

Pero por sobre todo, este campeón llegó a tocar fondo (provisorio, recuerde que todavía queda todo el 2009 y se puede estar aún peor) porque no encontró en el plantel a un grupo con hambre, a un equipo con intenciones de superarse. Por el contrario, este campeón se topó con un vestuario agrandado por un torneo local que ganó gracias a uno que ya no está, sin comprender que para agrandarse en River hay que matarse día a día. Así sea el campeón Buonanotte o el campeón Abelairas.

Porque River es mucho más que un caño a Nery Cardozo y es mucho más que una recuperación mentirosa que apenas duró seis meses. River es mucho... tanto, que se merece una rescisión de contrato para los 25 jugadores del plantel. Sí, es cierto, es una locura, más que nada porque esta dirigencia no conoce lo que es hacer historia pero de la buena.

Imagen: Fotobaires.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar