Cargando...

Chivas colmó la paciencia de los hinchas

Chivas colmó la paciencia de los hinchas

Chivas colmó la paciencia de los hinchas

POR ALOPEZ


River perdió 2-1 contra el equipo mexicano y complicó su continuidad en la copa, el último objetivo del año. Por eso, con el correr del partido, la gente fue agigantando su bronca para con los jugadores: “Parece que tienen ganas de cobrar”, les gritaron, y pidieron por Ortega.

“Ustedes perdieron con Boca, pero nosotros volvimos a ganar”. Ni bien el árbitro peruano Héctor Rivera dio por iniciado el encuentro entre River y Chivas por los cuartos de final de la Sudamericana, los hinchas millonarios le hicieron saber a los jugadores que la derrota frente a Boca había alcanzado el límite de toda paciencia posible. Es que el Superclásico había denotado demasiado esfuerzo y trabajo afuera, en las tribunas, para tan imperceptible entrega y compromiso desde adentro.

Entonces, el “River ponga huevo” no se hizo esperar, como para dejar en claro que contra el conjunto de Guadalajara había que ganar dejándolo todo. Y por un momento, el equipo pareció entender el mensaje, porque se abalanzó contra su rival y en el primer cuarto de hora tuvo la posibilidad de ponerse en ventaja por 3-0. Sin embargo, el arquero Hernández se convirtió en un paredón y Chivas aprovechó la única jugada que generó en el primer tiempo para hacer rabiar a más no poder a la parcialidad riverplatense.

“Parece que tienen ganas de cobrar”, amenazó la popular Sívori, a la que se le sumaron los otros tres costados del Monumental, cuando Arellano puso el 0-1 sobre el final del primer tiempo. Ese fue sólo el principio del quiebre en la relación de la gente con los jugadores, que se fueron al vestuario bajo un grito de guerra inconfundible: “Orteeeega, Orteeeega”, les refregaron los hinchas al plantel, ese mismo que hace dos meses atrás llegó a creerse capaz de poder tener identidad sin la magia del ídolo a cuestas.

Las cuatro derrotas y los cinco empates capitalizados en diez fechas del Apertura terminaron por demostrar lo contrario, sobre todo por cómo se jugó ante el máximo rival y por cómo se estaba dilapidando, en ese mismo momento, la esperanza copera. Sí, porque a los 36 del complemento, De La Mora estiró la ventaja y Núñez terminó por explotar. “Que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, se descontroló la gente. De tal forma, que ni el descuento de Abreu de penal sirvió para alivianar los ánimos. Imposible, para a esa altura, Chivas ya había aportado la estocada que terminó por colmar la paciencia de los hinchas.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar