Cargando...

El silencio (no) es salud

El silencio (no) es salud

El silencio (no) es salud

POR JGARCIA

Pasaron 48 horas del Superclásico y esa “armonía grupal” de la que hablaba Oscar Ahumada en la previa parece estar amenazada. En los medios, trascendió que Ojeda y Tuzzio habrían discutido en pleno vestuario tras el encuentro ante Boca. Que el arquero habría increpado al defensor con “¡¿Cómo nos va a cabecear así Viatri!? La p… madre que los re p…”. Más allá de si el cruce existió o no, lo cierto es que la mala actuación del equipo de Simeone colmó la paciencia de los hinchas.


Que Tuzzio no cabecea casi nunca no es ninguna novedad, que no es la primera vez que a Ojeda no se la “reman” en defensa tampoco. Pero ojo, no es cosa del domingo, es algo que viene sucediendo desde la primera fecha. ¡A River hasta le hizo un gol de cabeza Maximiliano Moralez, el chiquitín enganche de Racing! Entonces, si el arquero se enojó, lo hizo con razón, porque la pachorra con la que River marca en el área es alarmante.

El que no tiene razón alguna para hacer lo que está haciendo es Diego Simeone. ¿Qué gana con no hablarle a los tipos que tiene que motivar de cara a un choque trascendental para el futuro del club? No se entiende muy bien, quizás busque tocarles el orgullo, tal vez esté cansado, dolido o caliente. Pero cualquiera de las acepciones no justifica que el líder impuesto de este River no le dirija la palabra a sus dirigidos, al menos para levantarlos en peso.

Así queda la sensación de que lo bueno que tenía River hasta acá, que era la cohesión grupal en un campeonato que lo encuentra último, se fue al mismo diablo cuando Héctor Baldassi marcó el final del Superclásico. Los hinchas llegaron al colmo de su paciencia y hasta las caras de los directivos en los pasillos post-partido mostraban incomodidad, por no decir calentura. Simeone, como nunca antes, se mostró agresivo en la conferencia de prensa y lo último que le dijo a sus futbolistas fue lo que escuchó todo el mundo: “Hay que entender el momento”. Sin embargo, el técnico piensa dejar que los futbolistas se den cuenta solos de cuál es el momento, porque él, parece,  no va a decir absolutamente nada. Se viene horas extras para el “psicólogo” Abreu.

Foto: riverplate.com


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar