Cargando...

La pasión por el Superclásico no tiene edad

La pasión por el Superclásico no tiene edad

La pasión por el Superclásico no tiene edad

POR JGARCIA

Tomás Octavio Herrou y Armando Toledo Torres tienen algo en común: los dos son hinchas de River. Esa pasión por el club de sus amores será la que los junte en el mismo lugar el próximo 19 de Octubre para presenciar el Superclásico en el Monumental. Lo que los diferencia es la edad, mientras que uno tiene 17, el otro ya es vitalicio del club. Pero otro punto que los diferencia es, precisamente, los Superclásicos. Armando Toledo Torres, conocido como Tete, los cuenta por docenas “en el Monumental y en la Bombostera”, y Tomi, de Villa Carlos Paz, esta será su primera experiencia en un River-Boca. Es más, el mismo lo cuenta así: “No veo la hora de encomendarme en el viaje, de llegar a la cancha, de que empiece la fiesta… Una cosa que ni empezó, ya no quiero que termine”.

A la hora del River-Boca, Tete tiene las mil y un anécdotas, como la del recordado 3-3 del año 1997. “A mis compañeros vitalicios les había adelantado que ese domingo en el Monumental, River no iba a perder... y ellos iban ganando ya en el primer tiempo por ¡3 a 0! Era para morirse, pero yo estaba confiado porque había hecho una promesa muy especial y sabía que no me podía fallar. No te imaginás cómo me tiraron por el aire festejando el gol del paraguayo Ayala, que nos dio el empate casi al final del partido”, rememora este socio "desde el 45", como él mismo se jacta.

En cambio, Tomi, que para ese entonces tenía apenas siete años, sólo puede explorar el clásico desde su curiosidad. “Me lo imagino como el paraíso. Va a ser una mezcla de emociones… Y yendo a lo gráfico, me lo imagino con muchísimas banderas, bengalas, mucha gente, impresionante, imponente. No entiendo cómo hacen los jugadores para jugar en ese clima”, piensa.

Es que Tomás es de Carlos Paz y hasta ahora vio el Súper por televisión. “La verdad que es una verdadera molestia, más que nada porque no hay un bar identificado cien por ciento con River. Es muy molesto ver el partido con bosteros, sean amigos, parientes o desconocidos”, explica. Por el contrario, Tete, habitúe de la máxima cita del futbol argentino, ni quiere oír hablar de la televisión. “Si no voy a la cancha, no lo escucho, ni lo veo, ni quiero que me digan cómo va el partido hasta que el referí pite su silbato dando por finalizado el encuentro”, asegura.

Sin embargo, en esta oportunidad, ambos serán parte de la fiesta del próximo domingo, en la que River intentará volver a ganarle a Boca. Tomás viajará la noche del sábado cargado de ansiedad y con la esperanza de ver a su River ganador del Súper, en el que promete dejar la garganta en cada canción y también atolondrarse por “sacar fotos, cantar, ubicarnos. Un lindo quilombo”.

Mientras que Tete, desde sus años de experiencia y su vivencia en el clásico, deja un mensaje a los hinchas que, como Tomi, experimentarán por primera vez ver el partido más importante del fútbol argentino: “Quisiera decirle a los pibes riverplatenses que van por primera vez a un Superclásico que confíen en los jugadores, aunque no estén pasando por su mejor momento, ya que el valor de ellos no está en el tiempo que éste dura, sino en la intensidad con que suceden. Por eso existen momentos inolvidables, cosas inexplicables y personas incomparables”. Palabras de un vitalicio a un pibe, de un tipo con muchos Súper en las espaldas a otro que va por su primero, pero sobre todo, palabras de un hincha de River a otro hincha de River, que en definitiva es lo más importante.

Foto: elaguantederiver.com


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar