Cargando...

Diez puntos

Diez puntos

Diez puntos

POR JGARCIA


Ojalá se tratara del nivel del equipo, pero lo cierto es que diez puntos es la brecha que separa a River del puntero San Lorenzo. Quedó lejísimos, pese a que hoy, por lo mostrado, pudo haberse arrimado. Tal es así que durante 55 minutos River pudo haber ganado en Tucumán. Es más, al término del primer tiempo, quedó la sensación que lo hecho hasta ahí era la mejor actuación del equipo en el torneo. Presunción que se afirmó cuando, pasados diez minutos del segundo tiempo, River tuvo cinco chances de gol (cuatro de un notablemente recuperado Diego Buonanotte). Además, a los dos minutos de la segunda mitad, el línea cobró un offside que vio sólo él y, con la complicidad de Javier Collado, anuló el tanto de Mauro Díaz, que hubiera significado el 2-1 para el millonario.

A priori, el partido pintaba complicado. La idea de Simeone de patear el tablero con la inclusión de jugadores que se le venían reclamando desde hace tiempo, como Galmarini, Díaz y Merlo, pareció acertada. Más aún cuando el técnico colocó al pibe de 17 años como ladero de Buonanotte, porque le permitió al “Enano” tener, por fin,  un socio. Galmarini, por su parte, hizo muchísimo más que Barrado y Augusto juntos (lástima la amarilla) y Omar Merlo llegó al gol. Tras errores varios en el fondo tucumano, el defensor millonario, que hoy jugó de stopper por izquierda, colocó de rastrón el 1-0 cuando apenas iban 11 minutos de la primera mitad. Hasta ahí, parecía que todo salía.

Pero San Martín demostró ser un equipo complicado y en la primera que atacó por el lado de Merlo llegó el centro de Turdó, la palomita de Pérez en el palo e Ibañez empató el juego. ¿Se venía la noche? No, River lo controló bien y, como dijimos, hasta los 10 de la segunda etapa podría haberlo ganado. Pero todo lo bueno que el técnico supo leer y construir, lo tiro él mismo abajo cuando sacó a los dos mejores jugadores de River de la cancha: Buonanotte y Galmarini ¿Para guardarlos para el choque de la Sudamericana? No se justifica, River se estaba jugando la chance de pelear el torneo y el técnico sacó a sus jugadores más gravitantes.


Con los cambios, el Cholo volvió a su esquema fetiche 3-3-1-3, con Mauro Díaz como enlace de Rosales, Salcedo y Ríos. Por su parte, Augusto Fernández, quien entró a los 29 por Leo Ponzio, demostró que su nivel no se condice con el que debe tener un jugador de la primera de River. Las dos pelotas que perdió derivaron en el 2-1 y en el 3-1 que terminaron por eliminar a River de la lucha por el Apertura, con sólo siete fechas disputadas.

Ahora, habrá que apuntar todos los cañones a la Sudamericana, no queda otra, porque River esta tarde regaló el campeonato. Lo curioso es que terminó por rendirse en la fecha en que mejor rindió. Aunque quizás haya sido sólo un espejismo, como lo fue el sueño del bicampeonato.

Foto: riverplate.com


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar