Cargando...

El River de Simeone dio lástima en Tucumán

El River de Simeone dio lástima en Tucumán

El River de Simeone dio lástima en Tucumán

POR ALOPEZ


Cayó 3-1 frente a San Martín pese a arrancar ganando con un gol del debutante Omar Merlo. Ibáñez, Vega y Bruno le dieron la victoria al equipo tucumano y empujaron al club de Núñez a las últimas posiciones del Apertura. Así, el Cholo y sus dirigidos se despidieron del torneo de una manera tan pronta como impensada.

Jugadas siete fechas del Apertura, River quedó a un punto de las últimas ubicaciones del campeonato. Por debajo del último campeón del fútbol argentino, que cuenta con apenas seis unidades de las 21 que estuvieron en juego, se encuentran el ahora Estudiantes de Leo Astrada y el siempre deslucido Huracán de Parque Patricios. Un aspecto que marca, estadística al margen, lo perdido que está el equipo de Diego Simeone en el inicio de este semestre.

Con una sola victoria, tres empates y tres derrotas, el club de Núñez se despidió de la posibilidad de sumar un nuevo bicampeonato para sus vitrinas, pero además se retiró de la lucha por el título con una rapidez inaudita para La Banda. Hacía muchos años que River no tiraba la toalla con apenas siete jornadas disputadas. Aunque si bien ello sorprende, no resulta insólito, porque el plantel de Simeone se mostró a la deriva desde la primer fecha en Santa Fe, y confirmó la precariedad de su juego frente a Banfield, en el sur.

Por eso, el papelón de esta tarde en Tucumán no fue excepcional, sino que estuvo acorde a lo que fue River en este inicio de semestre, que ya promete ser tan dramático como interminable. Es que con la partida de Ariel Ortega, Simeone se sacó un problema de encima para conducir y sobrellevar al plantel, pero -sin darse cuenta- lapidó su propia intención por mostrar a un equipo dominador, avasallante y soberbio de mitad de cancha hacia delante. Principalmente, porque no hubo quién se hiciera cargo del rol que desempeñaba el Burrito, el cual apuntaba a ensamblar en el equipo el tan afamado “gustar” que compone al tridente de las tres G (ganar-gustar-golear).

Ni Buonanotte, ni Flores, ni Augusto, ni cuanto sistema táctico que se le ocurriera al Cholo pudieron generar el juego que le hacía falta a La Banda. Entonces, River no fue más que una intención de equipo: once jugadores desparramados por el campo con la única misión de ir para adelante, aunque sin un objetivo definido más que el de patear al arco. Pero claro, para patear al arco primero hay que generar espacios, desequilibrar en los metros finales y dominar el control de la pelota. Y lo cierto es que el pseudo equipo de Simeone no estuvo cerca de hilvanar ninguno de esos aspectos y la tabla de posiciones del torneo es un fiel reflejo de ello.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar