Cargando...

Anarquía futbolística

Anarquía futbolística

Anarquía futbolística

POR JGARCIA

Pasó la tan promocionada sexta fecha y River no sólo que no apareció, sino que no pudo mantener lo bueno hecho ante Arsenal en la última parte del choque en Sarandí. ¿Y ahora, Cholo? A Simeone se le cayó su soporte. El técnico advirtió que el equipo iba a aparecer en la sexta fecha y esto no ocurrió. Como consecuencia, arrancaron las críticas y los palos al técnico del último campeón del fútbol argentino. Críticas totalmente lógicas observando lo que es River.

River es un equipo anárquico que extraña horrores a Ariel Ortega. Sin el Burrito no encuentra la brújula, y si a eso le sumamos que aún el Cholo no pudo parar los muñequitos bien en la cancha, da como resultado la anarquía futbolística que impera en River. El caso testigo es Ponzio. Comenzó el campeonato jugando como líbero, puesto que mantuvo hasta la cuarta fecha. En la quinta, descansó, y ayer volvió para jugar de volante central, al menos esa era la idea. Así arrancó Leo, después se corrió a un costado y terminó el clásico en la cueva y perdido como todo River. ¿Quién era el cinco de River en ese momento? Augusto Fernández. Todo dicho.

Con Ahumada en el banco y Ponzio en la cancha, ¿cómo se explica que Augusto termine jugando de una especie de volante central? Cuando el volante por derecha no tiene el quite ni la distribución que requiere el puesto. Eso es la mínima expresión que muestra River de desorden. Cierto es que la lesión de Falcao trastocó la idea original de Simeone, porque Ríos, pensado como alternativa de Salcedo, pudo jugar poco ahí. Pero a la vez sirvió para que Robert Flores tuviera su chance.

Otra imagen que pinta a este River nervioso e inconexo de Simeone es la de la contra que comanda el pibe Ríos y que termina con la pelota afuera, cuando Buonanotte, Salcedo, Rosales y hasta el espíritu de Labruna acompañan. Simeone muestra variantes, muestra intenciones, pero no esta mostrando soluciones. Las mismas cosas que en el River campeón fallaban, siguen fallando. Y otras cosas, que parecían estar mejorando, han desmejorado notablemente. Hasta ahora, sólo se puede rescatar el buen nivel de Ojeda. Poco para un bicampeonato.

Foto: Fotobaires


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar