Cargando...

La voz de River

La voz de River

La voz de River

POR JGARCIA


Enzo es un nombre que en los hinchas de River genera un cosquilleo, admiración, orgullo y emoción. Lo que pocos hinchas de River saben es que en Núñez hay otro Enso (no es un error de imprenta, efectivamente es con 's'), que es el encargado de generar, domingo a domingo, insultos, abucheos, aplausos, gritos, exclamaciones y maldiciones, pero que no juega al fútbol.

En este caso se trata de Enso 'la Voz del estadio', ese que cada vez que River juega en el Monumental despierta a los hinchas millonarios con su inconfundible "Aaaaaaaaaaaaaaaaaatención”, que hace tronar todo Núñez. Esa voz que nos da la bienvenida a la casa donde juega el más grande, lejos. Eslogan del que Enso se hace cargo: “Soy la voz del estadio de el más grande, lejos. Esa frase fue acuñada por mí”, se jacta Enso Herrera Massa, este chaqueño que -sin dudas- se forjó como una pieza infaltable en el Mundo River y que fiel a su costumbre no deja de sonreír mientras se predispone a hablar con La Página Millonaria.

-¿Qué te llevó a querer ser la voz del estadio? ¿Cómo se te presentó la oportunidad?

Siempre quise ser locutor, el anunciador de la cancha. De muy pibe entré a trabajar en la casa central del Banco Shaw (hoy banco Macro) y me llevaron ante el gerente comercial, Don Manuel Valle, quien era directivo de River. Me hace la primera pregunta: "¿De qué cuadro sos?" y le respondí “De River señor”. Además le conté que me gustaba la locución. El llamó a alguien y me dijo “Mañana presentate en el club que te hacen la prueba”. Y ahí arranqué hasta hoy, sin faltar un partido. River 1 - Huracán 1 fue mi debut, en noviembre de 1979, por el torneo Nacional de ese año.

-¿Cómo es un día de partido?

No hay un día de partido. Uno no es igual a otro. Obvio, un Superclásico, no se compara con nada en el Mundo. y yo soy parte de eso, ¿no?

-¿Qué anécdotas guardas de tu profesión?

No podría nombrar una de tantas y tantas. Pero por elegir podría contar lo que pasó durante la Dictadura. Al Club venían los integrantes de la junta, especialmente Massera y los alcahuetes de él, que querían que lo nombrara. ¡Mamita! Cuando decía "Se encuentraaa presenteee...." caía una catarata de silbatinas y abucheos que hacían temblar el Monumental. Obvio, lo hacia con un tonito ex profeso, je. Otra que podría contar fue cuando confundí un cambio, porque los números de la planilla estaban mal anotados. Anuncié a Vega, que era negro mal y entraba Vieta, que era colorado como una zanahoria. (Risas) También, un día le hice sacar a Passarella a Emilio Nicolás Comiso, que no iba a salir, pero yo anuncié el cambio equivocándome. Y así hay miles.

-¿A qué ídolo tuviste la suerte de conocer bien?

Creo que más que nada al Beto y Enzo, porque compartimos muchos lunes de fútbol de veteranos y luego el asadito en los quinchos. También con el Beto hago mucha actividad de filiales, me cansé de presentarlo. Generamos una buena relación.

-¿Cuál considerás que es el mayor ídolo de River?

Vuelvo a decir que Enzo y Beto. El Beto por lo que generó, ahí nomás viene Enzo y mi última debilidad es Ariel.

-¿Que opinás de jugadores como Ortega, Francescoli, Alonso, Ramón Díaz, Angel Labruna y Diego Buonanotte?

Del Beto me emociona verlo cuando se cambia parsimoniosamente en el vestuario para jugar con los veteranos, con todo lo que generó. Enzo es mejor persona que jugador y la puta si jugaba. Con el que no se dio un trato más directo fue con Ramón, era desconfiado con la mirada el “Negro”. (Risas) Pero como jugador ni hablar, y como técnico, ya lo hemos visto. Fue el mejor futbol de River que ví en mi vida: tiky-tiky y a cobrar. De Don Ángel, sé por sus dirigidos El Gringo Artico, Beto, Pedrito González (un amigazo), Comelles, con quienes compartí tantos viajes visitando filiales, que les hacían las mil y unas a sus rivales. A Ariel lo conozco desde que llegó a River, mirá si lo conoceré. Es más, hoy lo veo al Keko Daniel Villalba, de la Octava, y es el calco de él. Me duele mucho todo lo que le pasa a Ariel. ¿El Enano? También lo conozco, desde más chico de lo que es ahora y lo seguía en las inferiores como a todos los demás, alentándolos hasta que lleguen a primera. A Diego le decía “Yo te voy a anunciar” y por lo visto no me equivoqué. Llegó.

-¿Sos de seguir a River cuando juega de visitante, en el interior o el exterior?

Seguro, es la única manera de verlo, ya que en el Monu estoy pendiente de otras cosas inherentes al partido. He ido muchas veces al exterior a verlo también y he corrido mal eh, como en San Pablo, Asunción… Pero acá sigo.

-¿La gente te reconoce por los pasillos o por la calle?

Si, cuando vamos a las filiales, me acostumbré a firmar camisetas y todo eso. Ojo, se cuál es mi lugar. No me la creo ni nada. Pero también se que no soy un N/N. Modestamente, soy la voz del estadio del más grande.....Lejos.

-¿Qué gol fue el que más gritaste dentro de la cabina?

Con micrófono apagado, obvio. No se, el 3 a 3 de Celso Ayala a Boca, el de Crespito en la Copa. Los goles a Boca, todos. Sobre todo el del “Tanito”, que es mi vecino, en el 2 a 1 que luego perdimos por penales. Ya tengo cerca de 40 clásicos entre torneos locales, copas, etc. y es lo más. Veo a muchos colaboradores míos debutantes de la Comisión de Prensa, que están expectantes, nerviosos, a mil ¿Y yo? No, llebo muchos años ya.

-¿Cómo es ser la voz del estadio en un River-Boca? ¿Los nombras distinto?

Obvio que se nombra distinto a los nuestros y a los chanchos. Y como soy hombre de fútbol, sé a quién o quiénes se va a aplaudir más o el que se va a reprobar más. El tono de mi voz genera esa suerte de arenga en la gente. En el clásico les mando a cada rato "El más grande. Lejos”, y escucho como me re putean los bosteros. (Risas)

-¿Pensás que River va a ganar algo este semestre?

Siempre anhelo y sueño, como cualquier hincha, que vamos a ganar todo. Viendo lo de Santa Fé, donde fui a la cancha, me quedaron algunas dudas, pero bueno, lamentablemente yo también me acostumbre  a ver un River desconocido últimamente.

-¿Qué opinión te merece Diego Simeone? ¿Cómo te llevás con él?

Diego es un señor. Antes de ser técnico de River hasta cruzamos varias palabras y charlamos en la Confitería del Club, cuando él venía a buscar a los chicos. Obvio, ahora no.

-¿Qué opinás de Claudio Orellano, la voz del estadio de boca y figura de Crónica TV?
 
¿Claudito, mi colega? Es un gordo divino y es para la bosta, ya está dicho todo, ¿no? También en eso somos distintos, "mirá que distinto somos". (Risas)

Así es un poco la vida de Enso, la Voz de River desde hace 28 años. Él deja reflejado mejor que nadie qué significa ser la Voz del estadio del más grande. “Cuando digo: ¡Bienvenidos al espectáculo deportivo más maravilloso del mundo!, es así, no hay otro. Y yo soy parte de ese espectáculo. Dios me predestinó a esto y soy un agradecido a la vida porque esto me tocó a mi y no a otro”, se emociona. Además, afirma: “Nadie me quita esto de haber sido y ser parte de la riquísima historia del más grande”, aunque esta vez omite el “lejos”. Es que ya no hace falta decirlo, quedó claro que River no tiene comparación.

Fotografía: LPM


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar