Cargando...

Los números de la discordia

Los números de la discordia

Los números de la discordia

POR ALOPEZ


Ahumada pretende 300 mil dólares más de lo que ofrece River, o sea, un 260 por ciento de aumento de prima. Aunque por ley sólo le correspondería una suba de 1400 pesos de sueldo. Esta tarde, se reúne con Aguilar para intentar zanjar una diferencia ¿inalcanzable?


Mientras una parte se encarga de enviar copias del contrato firmado por el jugador a la AFA, a la FIFA y a cuanto medio trate el tema, y la otra parte se asesora con todo abogado laboral oportuno que se le cruza por el camino, una reunión prevista para las 18.30 de este jueves intentará acercar las diferencias económicas de una relación que parece no tener retorno. Ahumada se encontrará con Aguilar y Cuiña para escuchar una nueva oferta que, como ya ocurrió, difícilmente sacie sus pretensiones.


Es que el volante central, desde el 2006 y hasta junio de este año, percibió por contrato 308 mil dólares de prima y 7 mil pesos de sueldo bruto, y pese a que desde Núñez le ofrecieron renovar el vínculo por 500 mil de prima y 9 mil de sueldo, el jugador decidió rechazar la propuesta por considerarla insuficiente. Y en realidad lo es si se tienen en cuenta los 800 mil dólares de prima que exige Ahumada para renovar el contrato. Aunque la oferta por parte del club resulta más que seductora si se resalta que la continuidad del volante en River está asegurada -por contrato- por dos años y bajo un aumento módico de 1400 pesos.


Porque, según consta en la tercera cláusula del acuerdo firmado entre la institución y el futbolista, la suba del 20 por ciento se aplica sobre el sueldo y no sobre el valor de prima. Por eso la reunión de esta tarde apelará al compromiso y la buena voluntad para encontrar una cifra que conforme medianamente a las dos partes. Porque así como Ahumada dejó en claro su pretensión económica y que no jugará por el 20 por ciento que por ley aún lo vincula a River, los dirigentes millonarios no van a pagar lo que pretende el volante.


Ahora, ¿por qué River intenta llegar a un acuerdo cuando la ley y AFA lo amparan? Porque un posible litigio con el jugador resultaría eterno y a la larga terminaría perdiendo. Es que si bien la justicia argentina someterá al volante a cumplir con el contrato firmado, Ahumada podría recurrir al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), y aún en el caso de tener que reincorporarse al club bajo su disconformidad, el jugador quedaría con el pase en su poder dos años después. Lo que a River le significaría una pérdida millonaria.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar