Cargando...

La calma que antecede al huracán

La calma que antecede al huracán

La calma que antecede al huracán

POR IROCCA

Diego Simeone se bancó en silencio la apuesta de Aguilar por mantener en River al Burrito Ortega. Más allá de ser una medida demagógica se cae de maduro que el próximo semestre estará signado por los conflictos internos y el descontrol.

La decisión de dejar a Ariel Ortega en el equipo fue una medida que roza lo demagógico ya que todo el Mundo River sabe que lo mejor para el jugador es la internación. El Burrito sufre una adicción y no se va a curar entrenando de lunes a jueves. El presidente de River, José Maria Aguilar, sabe que dejar afuera de River a Ortega en este momento es tirarse aún más la gente en contra y por ende decidió jugarse el pellejo por no perder al ídolo.

Pero la realidad es que nada será como antes. Jugadores y cuerpo técnico deberán luchar todos los días por mantener la unión del grupo teniendo entre sus líneas a una persona que padece una adicción y que de la noche a la mañana puede salir con una declaración que rompe cualquier tipo de orden.

River fue campeón y encontró el camino que debía seguir para mantenerse en la senda de los triunfos. Ese camino que marcó Simeone (en base al respeto y profesionalismo) y que algunos decidieron hacer oídos sordos. El 7 de julio se verán las caras nuevamente en el vestuario. Un vestuario con un clima muy caldeado y con la sensación de que cualquier chispazo generará un incendio que nadie sabrá como apagar.

Fotografía: Fotobaires.com 

Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar