Cargando...

Abelairas, la sorpresa del campeón

Abelairas, la sorpresa del campeón

Abelairas, la sorpresa del campeón

POR JGARCIA

Cuando Simeone lo puso en el primer partido de este ciclo (ante Independiente, 1-1  en Mar del Plata) muchos creían que su presencia se justificaba porque River no arrancó con lo mejor que tenía en aquél momento. Sin embargo, Matías Abelairas se convirtió en estandarte de este River campeón. Todo gracias a Simeone.

En su llegada al club, el “Cholo” se encontró con un problema puntual. Pretendía jugar con un 4-2-3-1, para el que le sobraban números 'cinco', ¿pero quién oficiaría de doble 5 adelantado? Simeone, contra todos los pronósticos, se inclinó por Abelairas. Cuya participación más destacada en River había sido en la gira por Corea, en la Peace Cup 2007. De tal forma, que durante la era Passarella, este clásico volante por izquierda era uno de los blancos de la bronca de los hinchas, pero hoy, a base de esfuerzo, clase y sobre todo buena pegada, cambió completamente esa visión.

Arrancó con el pie derecho (o, en su caso, con el pie zurdo) con un golazo ante Gimnasia de Jujuy y volvió a marcar 15 días después ante San Lorenzo. Ahí empezó a hacer ruido. Ni hablar cuando a través de sus tiros libres River convirtió goles ante la Universidad de San Martín de Porres, Tigre, Argentinos y San Lorenzo. Era tiro libre de Abelairas y gol de Abreu, Falcao o alguna otra cabeza. Pero no sólo por la buena pegada se sostuvo la presencia de Abelairas en la cancha. El “Pitu” además resultó funcional al equipo: prueba de ello fue la pelota que le puso a Ortega ante Olimpo desde 50 metros y que dejó al “Burrito” cara a cara con Ramírez.

Además, a lo largo del campeonato, Abelairas tomó varias veces la lanza y fue a lastimar al rival. Así lo hizo ante Vélez, cuando habilitó a Falcao para el segundo gol; contra Olimpo, cuando arrancó la jugada del segundo tanto que derivó en una asistencia impecable de Ortega; frente a Argentinos, cuando cruzó mil pelotazos al área; y contra cualquiera. Siempre dio la sensación de que proyectado en velocidad era muy complicado de parar, salvo que fuera con falta.

Es por eso que el hombre de Olavarría hoy festeja dos campeonatos. Uno, el que celebra junto a sus compañeros, el otro, es el personal, el que logró a fuerza de buenas actuaciones y convenciendo a la mayoría de los hinchas de River. El que lo llevó a convertirse de pieza descartable del equipo a puntal del campeón en tan sólo seis meses. Ahora, con destino casi confirmado en Lazio, seguramente los hinchas de River lo vayan a extrañar, cosa que hace un semestre atrás era casi una utopía, casi tanto como ver a River campeón después de lo que dejó la era Passarella.

Video Entrevista a Matías Abelairas:

 






 


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar