Cargando...

Las cosas en su lugar: RIVER CAMPEON

Las cosas en su lugar: RIVER CAMPEON

Las cosas en su lugar: RIVER CAMPEON

POR ALOPEZ


Después de un semestre lleno de dimes y diretes, River conquistó su título 33 y Núñez lo vivió a pura fiesta. En una tarde inolvidable, Medina Bello y Alonso resembraron el verde césped de mística para que después Buonanotte y Ortega hicieran de las suyas. ¡Felicidades, campeón!

“Mundo River”, dícese de un club grande (el más grande) en el que la vorágine de las derrotas puede sembrar el caos y el pánico con la misma celeridad con la que una victoria puede desatar alegría y festejos interminables. Mejor significado para este River versión 2008, imposible. Es que el equipo que hace tan sólo dos semanas era foco mediático por escándalos y declaraciones inoportunas, mañana será tapa de todos los medios por haberse consagrado -una vez más- como campeón del fútbol argentino.

La Fiesta en las tribunas. Exclusivo de riverplate.com


 





Increíble, pero real. Típico de un club grande en el que jamás se admite una derrota, en donde la frase ‘ganar, gustar y golear’ es un mandamiento innato de cada hincha. Es por eso que resulta inevitable que River viva situaciones de amor/odio como las que vivió durante el último mes. Porque el conformismo es para aquellos que se satisfacen con un subcampeonato, con llegar hasta cuartos de final de la Libertadores y para quienes se jactan de haber jugado una “dignísima” semifinal en Brasil, pero no para River. No para esta institución tan rica en historia.

Y fue justamente a la historia a la que apeló River este domingo para empezar a vivir una tarde inolvidable, una jornada de fiesta como sólo el hincha millonario sabe vivir. Desde bien temprano, el equipo de Veteranos armó un festival de goles sobre su par de Temperley con figuras emblemáticas de la talla del Beto Alonso, Medina Bello y Hernán Díaz, entre otros. Como para resembrar en el verde césped del Monumental aquella vieja mística riverplatense, esa que tantas alegrías le dio a la gente y que representaría la antesala al reencuentro con la gloria.

Cuatro años debió esperar el hincha de River para cortar esta racha llena de frustraciones y desilusiones, pero por fin un día las lágrimas fueron de alegría. El endiablado Buonanotte, el ídolo Ortega, el kamikaze Tuzzio, el león Ahumada, el goleador Falcao y el infranqueable Carrizo fueron los encargados, después de mucho remarla, de dejar atrás tanta angustia acumulada, de encontrar la salida en lo que parecía un camino a la perdición y de liberar el carnaval contenido en millones de hinchas. En definitiva, los pioneros de volver a poner las cosas en lugar, de volver a poner a “River campeón”.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar