Cargando...

El ídolo siempre está

El ídolo siempre está

El ídolo siempre está

POR JGARCIA

No por nada el tipo encarna a la última gran figura de River. Se lo ha ganado. Con goles, gambetas y caños, cuando el físico le dio. Hoy, que está mucho más cerebral, se lo sigue ganando a fuerza de destellos, de momentos, de un pase que abre un partido como el que ayer le dio de manera perfecta a Villagra, para que el “Kity” comience a allanar el camino a la victoria clave más importante de River en los últimos seis meses. Porque Ortega, con su enfermedad a cuestas y su irregularidad evidente, sigue siendo EL distinto de este equipo de River.

Ante Colón, Simeone lo puso de titular, alineándose al reclamo de la popular y entendiendo que era la mejor alternativa a la ausencia de Falcao, con un Alexis Sánchez en baja. Y no pudo haber salido mejor. Desde el comienzo, Ortega fue la pausa, la luz, la claridad dentro del barullo que fue River hasta la expulsión de Ponzio. Después, cuando hubo que rearmarse, Ariel siguió siendo la guía para que Abreu pivoteé, para que el “Enano” ensayara el desborde y para que Ferrari pudiera descargar cuando se mandaba a la excursión ofensiva.

Buonanotte no tuvo un buen juego, por lo que a Ariel le costó encontrar al socio. Por eso muchas veces quedó solo ante 3 o 4 hombres del equipo local. Más, cuando se notaba el cansancio en Ariel, cuando el segundo tiempo promediaba y el 0-0 amenazaba con concretarse. Pero ahí, en ese momento, demostró que digan lo que digan, no hay con que darle. Recibió de Abelairas en tres cuartos de cancha y lo esperó a Villagra, que picó al vació y definió como un experimentado número 9 para poner el 1-0 para un River que navegaba en la incertidumbre.

A quince minutos del final, Simeone lo sacó y mandó a la cancha a Andrés Ríos. El “Burrito” estaba rendido, fundido, no daba más. Se sacó la vincha, entregó la cinta y se endulzó los oídos con el “Orteeeeeeega, Orteeeeeega” que bajaba desde la repleta popular de River. Ya había hecho su aporte a la causa del equipo.

De los últimos 12 puntos en juego, River ganó 10. Al menos nueve de esos diez se los debe a su máximo ídolo. Ante Gimnasia le cambió la cara a un equipo nervioso y asustado, contra el “Rojo” contribuyó a evitar la derrota y habilitó a Abreu en una jugada que podría haber sido el 1-0. Contra Huracán ingresó, se juntó con el “Enano” y ayudó a sortear el difícil escollo del equipo de Ubeda, metiendo el pase gol para Diego. Ante Colón metió ese pase de cuento para Villagra e impuso presencia, corazón y ganas en un partido que a los 19’ de la primera mitad pintaba muy negro. Tremendo lo de Ariel en el sprint final, ¿aquellos que se quejaron de sus actitudes seguirán pensando lo mismo? Ortega sigue cerrando bocas y lo hace dentro de la cancha, dónde realmente vale.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar