Cargando...

Millones de razones para este presente

Millones de razones para este presente

Millones de razones para este presente

POR JGARCIA


Cuando desembarcó en el 2001, Aguilar prometía ser un presidente que cambiaría la cara de River, claro que nadie pensaba que sería de esta forma. José María derrotó al favorito Hugo Santilli por más de mil votos, obteniendo un porcentaje superior al 55% de un total de más de 8.000 votos, al menos dos mil más que los registrados en las elecciones que declararon a David Pintado como presidente del club. Aguilar apostó fuerte al cara a cara con el socio, a prometer mejoras en el club, en la cancha de bochas o en las demás disciplinas deportivas, mientras que Hugo Santilli prometió a Edgar Davids. El socio de River, entonces, respaldó abiertamente a este joven abogado que vivía la política de River desde hacía muchos años. La historia marcaría que fue una equivocación y hay muchísimos hechos que lo respaldan.

Uno de ellos, realmente insólito, es la política de compra-venta de esta Comisión Directiva. Aguilar tomó el club en el año 2001. Apenas asumió, Ramón le dio el Clausura  de 2002. El nuevo presidente, en respuesta, lo echó apostando a un “nuevo perfil”, con el por ese entonces codiciado Manuel Pellegrini. Otro “pequeño” error de Aguilar apenas asumió fue haber vendido a un Ortega endemoniado al ignoto fútbol turco (Fenerbahce).


El técnico Chileno anduvo a los tumbos, ganó un campeonato pero provocó la primer vergüenza grande de la historia de River: el “Millo” perdió la Sudamericana ante el casi desconocido Cienciano, de Perú. Detrás del “Ingeniero” llegó el “Negro” Astrada, que tomó las riendas de River menos de seis meses después de haber dejado la actividad futbolística. La dupla Astrada-Díaz redondeó un buen 2004: campeón local y semifinales de Libertadores. En el año 2005 la dupla fue devorada por el conflicto Ameli-Tuzzio, entregó las armas en las semis de la Copa ante San Pablo, en Núñez, y terminó de rendirse en el Sur, tras un bochornoso 1-4 ante Banfield, en las primeras fechas del Apertura.

Ese mismo año, un mes antes de la renuncia de Leo Astrada, River comenzó a concretar una política de compra-venta (sobre todo compra) horripilante. Llegaron Gabriel Loeschbor (San Lorenzo), Andrés San Martín (Banfield,  había dejado una gran imagen en el choque de cuartos de la Copa 2005), Leonardo Talamonti (Rosario Central), Gustavo Oberman (Argentinos, no se pudo traer a Pisculichi), Cristian Alvarez (chileno, lateral por derecha), Leandro Fernández y Jairo Patiño (Newell’s), Diego Galván (Olimpo) y Jonathan Santana (San Lorenzo). Ninguno rindió como se esperaba. Apenas se pudo ver un poco de Santana (el mejorcito de todos) y del “Coti” Fernández, tal es así que el central fue vendido a Rusia a los seis meses. Después, puras decepciones y una certeza: River compró horrible y vendió peor. Por esos días se fueron Mascherano (Corinthians) y "Lucho" González (Porto), mientras que Cavenaghi se había ido en 2004 al CSKA ruso. En ese momento circuló la versión de que estos jugadores eran la tercera opción de una lista que les había entregado el “Negro” Astrada a los dirigentes. Nunca se confirmó, pero la renuncia del “Negro” un mes después (agosto de 2005) puede haber hablado por si sola.

Luego de Astrada, llegó Reinaldo Merlo. Una de las primeras cosas que dijo “Mostaza” fue que “se arreglaba con lo que había” y dentro de ese lo que había intentó incluir al "Coco" Ameli. Pero el “Muñeco” Gallardo, que había llegado para jugar en el 2003 (lo mismo que Marcelo Salas), se interpuso y finalmente el “Coco” no volvió. Para colmo, unos meses después, el mismo jugador y el DT tuvieron un nuevo entredicho por el que se terminó yendo "Mostaza". Ahí llegó Passarella, para encarar con todo el 2006. El “Kaiser” siempre fue el preferido de José María y la velocidad con la que se fue Merlo y asumió Passarella generó un tufillo incómodo en un plantel que trataba de rearmarse y ganar algo tras dos años (que ya en ese entonces era mucho). River compró (o adquirió a préstamo) a los siguientes jugadores: Bernardo Leyenda (Independiente), Paulo Ferrari (Rosario Central), Julio César Cáceres (Atlético Mineiro, Brasil), Lucas Pusineri (Independiente) y Luciano Figueroa (Villarreal, España). Este último anduvo bien y parecía que haría olvidar a Cavenaghi, pero una lesión (se rompió los ligamentos) privó a River de contar con él, un jugador que desde que llegó al club y hasta que se fue no cobró un peso. Paulo Ferrari aún hoy forma parte del plantel profesional, Julio César Cáceres está en la contra y Lucas Pusineri y Bernardo Leyenda (ni siquiera jugó) se fueron con muchísima más pena que gloria. Seis meses después, River concretó la política de compra más fuerte que se le recuerde desde hace un tiempo. Desembolsó más de 5.000.000 de dólares y se quedó con los pases de Fernando Belluschi (la vedette del año 2004 con el Newell’s campeón del "Tolo" Gallego) y Ariel Ortega. Además, adquirió al “Colorado” Lussenhoff.

Pinhas Zahavi y el Grupo HAZ: El principio del caos

Ese año también se produjo el desembarco del grupo HAZ (la denominación surge de las iniciales de los apellidos de Fernando Hidalgo, Gustavo Arribas y Pinhas Zahavi) en River. Zahavi es un magnate israelí, de 52 años, que reside en Inglaterra, fue socio de Roman Abramovich en la compra del Chelsea inglés, quien a su vez tuvo algo que ver con el MSI que gerenció al Corinthians donde fue a parar Mascherano. Recordemos que el club brasileño se fue al descenso. Pero siguen las coincidencias.


Gustavo Mascardi fue un empresario totalmente influyente en River en la década de los ’90 (era el representante de Crespo, Aimar y Salas, y además posibilitó la llegada de Juan Pablo Angel en 1998), pero lo importante, sin embargo, es quién era su socio: Gustavo Arribas. Fernando Hidalgo, el otro eslabón de la cadena, trabajaba para Mascardi. Cuando Mascardi se fue de River, parecía que se llevaba consigo a Arribas e Hidalgo, pero bajo la máscara del HAZ ambos volvieron a Núñez. La política del bueno de Pinhas (y del grupo HAZ) con respecto a los clubes es la siguiente: "Se busca club endeudado y en bancarrota para compra urgente. Se ofrecen jugadores de primer nivel y técnicos capaces de ganar títulos. Estricta reserva".  ¿Uno de esos clubes podría ser River? Hay muchas semejanzas con la realidad: club endeudado (¿River?), jugadores de primer nivel  (¿Belluschi y Ortega?, ambos llegaron en base al dinero que aportó un misterioso grupo empresario cercano a Passarella) y un técnico capaz de ganar títulos (¿Passarella?). Todo parece cerrar.

Sin embargo y volviendo a terreno firme, Aguilar andaba apurado por cerrar de forma positiva un balance que se hace en base al éxito deportivo de la temporada y siempre (pero siempre, hasta con el River de Merlo fue así) se proyecta a un River campeón local y en semis de Libertadores. Claro que el equipo de Passarella llegó hasta cuartos de esa Copa y en el torneo local hizo un papel discreto. Entonces, el balance no cerraba. Fue así que Zahavi y su grupo llegaron con una oferta muy tentadora (para el momento, no para el futuro). Primero propuso algo insólito: comprar el porcentaje de 17 juveniles por un total de 3.000.000 de euros. Algo que la CD estuvo a punto de aceptar, pero finalmente y gracias a Dios, fue desechado. Entonces, Zahavi propuso otra cosa y Aguilar compró: River recibió 13.000.000 millones de dólares de este grupo y en garantía cedió el 50% de Gonzalo Higuaín. A cambio, el HAZ se quedaría con el 50% del excedente sobre esa mitad. Mal negocio, sobretodo si se tiene en cuenta que el “Pipita” seis meses después fue vendido al Real Madrid y River dejó de ganar varios millones de dólares. Dentro de esa misma garantía, River incluyó el 40% de los derechos económicos de Fernando Belluschi y el 30% de Augusto Fernández, así como también la cesión del 30% de los juveniles Mateo Mussacchio y Juan Antonio.

¿Cómo están estos jugadores hoy en día? Higuaín juega en el Real Madrid, club al que River lo vendió seis meses después de haber cerrado este ¿negoción? con Pini, dejando de ganar, en total, algo así como siete millones de dólares. Fernando Belluschi se fue al Olympiakos a principios del 2008 y aún no se sabe cuánta plata le quedó a River. Augusto Fernández está jugando en River, pero en junio se va y ese 30%, obviamente, River no lo cobrará. ¿Y los juveniles? Mussacchio es una apuesta a futuro. El central jugó algunos partidos y si River no logra rearmarse para lo que viene, tendrá más chances. Juan Antonio no convenció ni a Passarella ni a Simeone, ni a Zahavi. Es por esto que el magnate israelí podría pedir “canjearlo” por el 30% de la última “joya de la abuela”: Diego Buonanotte. Lo peor es que el israelí está en las facultades de hacerlo. Lo que se dice el negocio de Andrés (y no por D’Alessandro, eh), compra a cuatro y vende a tres.

Eso sí, el balance de la temporada 2005-2006 (sin títulos) cerró con superávit. Aunque en 2005 el pasivo de la institución ascendía a 65 millones de pesos y un año después (sí, en ese 2006) aumentó a 98 millones de pesos, según los balances realizados por Pistrelli, Henry Martin y Asociados. Una de dos, o los que hicieron el pasivo estaban borrachos al hacerlo o este “superávit” es más mentiroso que los índices del INDEC. ¿Cómo justificó Aguilar este negocio? En una pelea entre el presidente y el periodista Victor Hugo Morales, que fue reflejada en una nota del diario Perfil, el presidente de River se refería al negocio de la siguiente manera: “Ese fue un año en el que River tuvo profundas dificultades económicas y financieras. Cuando se va Astrada, River se queda con plantel sin la suficiente cotización internacional. Estábamos en una situación compleja, y así surgió este negocio con el Locarno” (NdeR: el contrato con el club suizo-HAZ fue firmado en agosto de 2006, un año después de la ida del Negro Astrada de River).

En el año 2007, con un Passarella tambaleante, a River llegaron: Juan Marcelo Ojeda (Rosario Central), Nelson Rivas (Deportivo Cali, Colombia), Cristian Villagra (Rosario Central), Marco Ruben (Rosario Central), Mauro Rosales (Ajax, Holanda), Leonardo Ponzio (Zaragoza, España), y seis meses después Sixto Peralta (Racing Club) y Rolando Zárate (Monterrey, México), entre otros.  Estos nuevos refuerzos también corrieron suertes dispares y otra vez el magnate israelí, Pinhas Zahavi, tuvo muchísimo que ver. Primero acercó el dinero para que River comprará al combo de Central, compuesto por Ojeda, Ruben y Villagra. River pagó cerca de 7,5 millones de dólares por los tres. Un número 3 de Selección, un arquero con futuro y un goleador de aquellos. Nuevamente, nada fue lo que parecía. Ojeda casi que no pudo atajar, a Villagra le llevó un año adaptarse a River y Marco Ruben pasó sin pena ni gloria y lo mejor de su paso fue su venta millonaria al Villareal español (un poco más de 7.000.000 de dólares), de la que River recibió, cuándo no, sólo una parte.

Pero lo impresionante de esta etapa (que comprende 2006 y 2007) es cómo River manejó el presupuesto y cómo compró y vendió en consecuencia. En 2006, River necesitaba 10 millones de dólares para equilibrar el balance que cerraba en julio. Por eso se llegó a la medida de vender el combo (Higuain-Belluschi-Augusto-Mussachio-Antonio) mencionado anteriormente. Así le sobraban 3 millones, pero compró el 80% de Belluschi en 5 millones  (operación que incluyó a Ortega), quedaba dos millones abajo, y entonces se vendió a Jonathan Santana, uno de los pocos que rindió de aquellas nefastas compras del 2005, en dos millones al Wolfsburgo alemán. Listo, cerró, misión cumplida. ¿Misión cumplida?

En el presupuesto 2007, River volvió a hacer malabares para lograr ¿cerrar bien? el balance. Se preveía pelear los 4 torneos. Nada más lejos de la realidad: el equipo quedó eliminado en primera fase en la Copa, cayó en semis en la Sudamericana y no pudo ganar ni el Apertura, ni el Clausura. Primer punto necesario: imposible. Se trabajó sobre la siguiente base en cuanto a compra-ventas: 13 millones en ventas, 3 en compras. Sin embargo, River hizo todo lo contrario: compró por 14,7 millones, desglosados de la siguiente manera: 4,5 millones por Leo Ponzio (Zaragoza), 2,5 por Rosales (Ajax), 200.000 dólares por el préstamo de Nelson Rivas y los mencionados 7,5 por los tres jugadores de Central. O sea, ya se excedió 11,7 millones de lo previsto. ¿Y las ventas? Se realizaron por 6,8 millones: 4 por Higuaín, 1,1 por la “Gata” Fernández (San Lorenzo hizo uso de la opción, luego de tenerlo a préstamo), un millón por Lucas Mareque y 700.000 dólares por Jesús Méndez.

A groso modo, River gastó 8 millones más comprando que vendiendo. Si a eso le sumamos que necesitaba 10 para cerrar bien el balance, nos encontramos con que en diciembre del año pasado, River debía vender por 20.000.000 y no gastar un centavo para cerrar el balance anual. En el 2007 River se desprendió de los siguientes jugadores: Cristian Avarez (Universidad Católica, de Chile), Alejandro Faurlín (Atlético de Rafaela), Marcelo Gallardo (París Saint Germain, de Francia), Gonzalo Higuaín (Real Madrid, de España), Lucas Mareque (Porto, de Portugal), Jesús Méndez (Saint Gallen, de Suiza), Jerónimo Morales Neumann (Emelec, de Ecuador), Matías Oyola (Belgrano), Jairo Patiño (Atlético Nacional de Medellín, Colombia), Lucas Pusineri (Independiente), Marcelo Sosa (Nacional, de Uruguay) y Juan Carlos Toja (FC Dallas, de Estados Unidos). Pero todas estas ventas quedaron equilibradas con la cantidad de plata que River perdió por haber tenido un patético 2007 en la parte deportiva. Durante esta época también llegó Alexis Sánchez, a préstamo desde el Udinese italiano.

Temporada 2007-2008: River sufre las consecuencias

No es casualidad entonces, que River haya vendido lo que vendió a fines del año pasado. No es casualidad entonces, que River jamás pueda mantener un plantel de un año a otro y no debería sorprender que eso afecte en si el equipo puede o no salir campeón. Entre los jugadores prestados, pedidos, cedidos, comprados  al Locarno y los problemas financieros evidentes de River, se hace muy difícil.

Repasemos, River se desprendió de Juan Pablo Carrizo en agosto de 2007. Lazio, de Italia, pagó diez millones de dólares, de los cuales 7,5 quedaron en las arcas de River. A principios de este año, se fue Belluschi en 6,5 millones de euros por el 60% que River tenía (el resto ya sabemos de quién era) y Radamel Falcao pudo haber terminado de cerrar todo si terminaba jugando en el Fluminense, que había ofertado 15.000.000 por la totalidad del pase y 7.000.000 por la mitad. Cuando Falcao ya estaba en Brasil y Simeone comenzaba a despedirse de uno de sus delanteros, se descubrió que la oferta era “trucha” y Falcao se quedó acá.  Otros que dejaron el club en aquél momento fueron Federico Almerares, Federico Lussenhoff, Rolando Zárate, Sixto Peralta, René Lima (pasó a préstamo al Maccabi Haifa israelí, vuelve en junio) y Gonzalo Ludueña, a préstamo a un equipo de Ecuador.

También, a principios de este 2008, se especuló con la llegada de D’Alessandro y Placente, pero Aguilar se excusó de sus contrataciones porque “River no podía hacer el esfuerzo económico”. Viendo el desastre que se hizo en el 2007, amparado por una pésima gestión deportiva, fue lógico.

Basta con repasar las “adquisiciones” de River en 2008. Deteniéndonos, especialmente, en la de Gustavo Cabral, dónde vuelve a aparecer el Locarno FC suizo. River obtuvo el préstamo de Cabral, que había sido comprado por el Locarno en 1.400.000 (Estudiantes de La Plata decidió no comprarlo, al considerar "excesivo" un monto similar...). El préstamo tiene una opción -u obligación, hasta que el préstamo no caduque no se sabrá- de compra de 3.000.000 de dólares. Es decir, 1.600.000 más. Una locura, más cuando River no compró a D’Alessandro por quien no se desembolsó mucho más de esa cifra por “problemas económicos”. Después llegaron  Sebastián Abreu (libre de los "Tigres", de México), Omar Merlo (juvenil de Colón) y Rodrigo Archubi (proveniente del Olympiakos griego), cuya llegada fue destraba por Zahavi y el Locarno, e incluyó a un equipo polaco (Legia Varsovia), a Lanús y a la AFA. ¡No aprendemos más eh!

Colaboración: Germán Balcarce, Javier Saúl, Ignacio Rocca y Alejandro López Mateo.


Últimos videos

Comentarios


Agreganos a favoritos Cerrar
Agreganos a favoritos Cerrar